MIS CUADROS

DIETA DUKAN: RÉGIMEN DE ATAQUE: LAS PROTEINAS PURAS


Durante este período, cuya duración puede variar entre uno y diez días, podrás alimentarte con diez categorías de alimentos.
Entre estas diez categorías, podrás consumir tantos alimentos como te apetezcan o te convengan, sin ninguna limitación de cantidades y a todas horas del día.
Serás también libre de mezclar esos alimentos entre sí.
Podrás elegir aquellos que te gusten sin tocar los demás y hasta alimentarte de una única categoría de alimentos durante una comida o incluso un día.
Lo importante es no salirse de esta lista perfectamente definida.

Primera categoría: las carnes magras

Dos tipos de carne: la ternera y el buey

El buey: todas las partes que se asan o se preparan a la plancha están autorizadas, entre otras el bistec, el filete, el solomillo, el rosbif y las partes que se encuentran en carnicerías, evitando el entrecot y la chuleta de buey, ambas demasiado grasas y entreveradas.

La ternera: las partes aconsejadas son el filete, la carne para el asado y el hígado, si su nivel de colesterol se lo permite. La chuleta de ternera está autorizada, a condición de quitarle la grasa que la rodea.

La preparación de estas carnes debe efectuarse sin utilizar materias grasas, sin mantequilla, sin aceite ni nata, ni siquiera desnatada.

Para conservar el sabor a asado, vierte unas gotas de aceite en la sartén y reducelo con papel de cocina.
La cocción recomendada es a la parrilla, pero estas carnes también pueden asarse en el horno, prepararse en papillote o incluso hervirse.
El grado de cocción se deja a criterio de cada cual, pero hay que saber que la cocción va desgrasando la carne.
La carne cruda está autorizada, pero las preparaciones de tipo carpaccio se elaborarán sin aceite.
La carne picada la puedes preparar en forma de albódigas o hamburguesa, amalgamadas con huevo, especias, alcaparras y cocidas al horno.

Segunda categoría: casqueria

Sólo están autorizados el hígado (de ternera, buey o ave) y la lengua (de ternera o cordero)

Tercera categoría: los pescados

Están autorizados todos los pescados, sean grasos o magros, blancos o azules, frescos, congelados o en conserva al natural (no en aceite), sean ahumados o secos.
Todos los pescados grasos y azules están permitidos, entre otros la sardina, la caballa, el atún y el salmón.
Todos los pescados blancos y magros, como el lenguado, la merluza, el bacalao fresco, la dorada, el salmonete, la lubina, la pescadilla, la raya, la trucha, el rape y muchos más.
También se autoriza el pescado ahumado, como el salmón ahumado, la trucha ahumada, la anguila o el abadejo.
El pescado en conserva está autorizado si se trata de conserva al natural como el atún, el salmón o la caballa al vino blanco, consumida sin su salsa, o las sardinas con tomate.
Finalmente, el surimi también está autorizado.

El pescado debes prepararlo sin añadir materia grasa. Lo puedes rociar con limón y espolvorear con especias, o poner en el horno relleno de hierbas y de limón. También puedes cocinarlo en caldo o más bien al vapor o, mejor aún, en papillote para conservar íntegros los jugos de la cocción.

Cuarta categoría:
los mariscos

En esta clase de alimentos se incluyen todos los crustáceos y todas las conchas (camarones, gambas, langostinos, cangrejos, bueyes de mar, caracoles de mar, bogavantes, langostas, cigalas, ostras, mejillones, almejas, berberechos y vieiras).

Quinta categoría: las aves de corral

Se autorizan todas las aves de corral, salvo las de pico plano, como el pato y el ganso, siempre que no se consuma la piel.

Se cocinan con la piel para que la carne no se seque, pero luego debes retirarla.

El pollo es la más común, todas las partes están autorizadas, salvo la parte externa del ala, inseparable de la piel y demasiado grasa.
La parte más magra del pollo es la pechuga, después el muslo y, luego, el ala.

Está autorizado el pavo en todas sus formas, en filete a la sartén o el muslo asado al horno y relleno de ajo, la pintada, el pichón y las codornices.

El conejo es una carne magra que se puede consumir asada o cocida a la mostaza y al queso blanco descremado.

Sexta categoría: el jamón

Están autorizados todos los jamones bajos en materia grasa y también la pechuga de pavo ligeramente ahumada o de pollo.

También está autorizada la cecina.

No están autorizados los jamones de charcutería ni el lacón, y menos aún los jamones curados y salados, mucho más grasos.

Séptima categoría: los huevos

Los huevos se consumen duros, pasados por agua, cocidos al plato, en tortilla o revueltos en una sartén antiadherente, sin añadir aceite ni mantequilla.

Les puedes añadir unas gambas o carne de cangrejo.
También los puedes preparar en forma de tortilla con cebolla picada o con yemas de espárragos.

Se recomienda limitar su consumo a 3 o 4 yemas de huevo por semana; la clara, que es la proteína pura por excelencia, puede tomarse sin ninguna restricción.

Octava categoría: los lácteos desnatados

Yogures, requesón y queso fresco con 0% de MG.

Existen tres tipos de yogures con 0% de MG: los naturales, los de sabores (coco, vainilla o limón) y los yogures con 0% pero afrutados, es decir, con tropezones o puré de frutas.
Los naturales y de sabores están totalmente autorizados, ambos sin restricción alguna.
Los yogures desnatados con fruta están autorizados, pero con un consumo máximo de 2 al día

Novena categoría: un litro y medio de líquido al día

Es la única categoría obligatoria de la lista; todas las demás son opcionales y se dejan a tu voluntad.
El aporte de líquido es indispensable y no negociable.

Todas las aguas están autorizadas, sobre todo las aguas de manantial ligeramente diuréticas como Solán de Cabras, Font Vella, Bezoya o Veri. Descarta, sin embargo, las aguas de Vichy y San Peregrino, que son excelentes pero demasiado saladas para este régimen.
El agua de grifo está totalmente permitida.

Puedes tomar café, té e infusiones.

También están autorizadas las bebidas light, como la Coca-Cola o cualquier otra marca que sólo proporcione una caloría por vaso.

Décima categoría: una cucharada y media de salvado de avena

El salvado de avena es el único glúcido admitido entre las proteínas, incluso en la fase de ataque.
Mejora los resultados a largo plazo, reduce el apetito, produce sensación de saciedad y disminuye la frustración.

El salvado de avena es la envoltura fibrosa que rodea y protege el grano de avena, pobre en azúcares rápidos y muy rico en proteínas y especialmente en fibras solubles.
Esas fibras presentan dos propiedades físicas fundamentales:
- Su poder de absorción: puede absorber más de 20 veces su volumen de agua. Por este motivo, en cuanto llega al estómago, se hincha y ocupa un espacio suficiente para crear enseguida una sensación de saciedad.
- Su extrema viscosidad: al llegar al intestino delgado con los alimentos hechos papilla, actúa a modo de atrapamoscas, pegándose a todos los nutrientes que lo rodean.
Frena su paso a la sangre y arrastra una pequeña parte de éstos en los excrementos.

En el curso de la fase de ataque, hay que tomar una dosis de salvado de 1,5 cucharada sopera al día.

Puedes tomarlo en forma de torta de avena endulzada con aspartamo
o salada; se prepara del siguiente modo:
Pon 1,5 cucharadas de salvado de avena en un tazón; añade 1,5 cucharadas de requesón o yogur, y una clara de huevo o un huevo entero.
Endulza con una cucharada de aspartamo o sala ligeramente según tu gusto.
Mezcla bien el conjunto.
Echa la pasta sobre una sartén antiadherente previamente untada con unas pocas gotas de aceite retiradas con papel de cocina.
Cuece entre 2 y 3 minutos de cada lado.
Las tortas se conservan una semana larga en la nevera, en papel de aluminio o film plástico para que no se sequen. También puedes congelarlas.

Puedes comer una torta por la mañana, para evitar el hambre de media mañana.
Puedes comerla a modo de bocadillo para la comida de mediodía,
rellenándola con una buena loncha de salmón ahumado o lonchas de cecina.
O bien, puedes comerla a media tarde o después de cenar.

Los aditivos

La leche desnatada, o bien fresca y en botella, o bien en polvo, está autorizada y puede mejorar el sabor o la consistencia del té o del café.
Puede entrar en la elaboración de salsas, cremas, flanes o preparaciones diversas.

El azúcar queda prohibido, pero el aspartamo (sacarina), está plenamente autorizado, sin restricción alguna.

El vinagre y hierbas aromáticas -tomillo, ajo, perejil, cebolla, chalota, cebolleta,
etc.-, lo mismo que todas las especias, no sólo están autorizadas, sino que están aconsejadas.
Los pepinillos y las cebollas están permitidos si se utilizan como condimentos, pero salen del esquema de la dieta de proteínas puras si las cantidades utilizadas son tan grandes que hay que considerarlas verduras.

El limón puede utilizarse para perfumar pescados o mariscos, pero no puede consumirse en forma de limón exprimido ni de limonada, aunque sea sin azúcar, porque, de ser así, ya no se trataría de un condimento sino de una fruta, acidulada, sí, pero con azúcar.

La sal y la mostaza están permitidas, pero su uso debe ser moderado.

El Kétchup no está autorizado porque contiene mucho azúcar y, al mismo tiempo, mucha sal.

Los chicles están permitidos y recomendados. Elije los chicles sin azúcar según el sabor, pero prefiera aquellos con el sabor más duradero en boca.

Todos los aceites están prohibidos.


Unos consejos generales

Come tan a menudo como quieras, el secreto de esta dieta es comer mucho y antes de que aparezca el hambre, para evitar así sucumbir a un alimento tentador que no conste en la lista.

No te saltes nunca una comida

Bebe cada vez que comas. Beber mientras se come incrementa el volumen del contenido gástrico y genera una sensación de saciedad. Finalmente, el agua diluye los alimentos, relentiza su absorción y amplía la duración de la saciedad.

En el desayuno puedes tomar café o té, endulzado o no con sacarina. Puedes mezclarlo con leche desnatada y completarlo con algún producto lácteo, un huevo pasado por agua, una loncha de pavo o de jamón bajo en grasas.
El desayuno es el momento ideal para tomar el salvado de avena. Bien en forma de torta, o bien puedes ingerir una cucharada sopera de salvado mezclado con leche caliente o con yogur.

En las comidas principales puedes optar de un entrante como un huevo, una loncha de salmón ahumado o marisco.
De segundo puedes elegir un turnedó de buey, un solomillo asado, una chuleta de ternera, un pescado o un ave de corral.
Como postre puedes recurrir a un producto lácteo desnatado y a un café.

Duración del régimen de ataque

El régimen de ataque tiene una duración media de cinco días. Es el tiempo que permite al régimen dar los mejores resultados sin desarrollar resistencia
metabólica ni fatigar a quien lo practica.
Es la duración que más conviene para las pérdidas de peso incluidas entre
10 y 20 Kg.
Para objetivos inferiores a 10 Kg. Hay que optar por un ataque de tres días, que permite pasar sin esfuerzo a la fase de las proteínas alternativas.
Para pérdidas de menos de 5 Kg. con un solo día puede bastar.
Para obesidades mayores de más de 30 Kg. es posible alargar esta fase (después de consultar a un médico) hasta los 7 días, incluso los 10 días, con la condición obligatoria de beber sin parar.

El primer día come tanto como quieras. Sustituye las calidades que faltan por la cantidad. Y, por supuesto, bebe mucha cantidad de agua.

Durante los dos primeros días puedes sentir una ligera fatiga, por lo tanto, no es el momento de imponerte gastos energéticos intensos, ciñete a caminar esos 20 minutos que forman parte del plan.

A partir del tercer día cesa la fatiga, que suele dar paso a una impresión de euforia y de dinamismo que refuerza aún más los mensajes de ánimo que le anuncia la báscula.

Después del cuarto día, aparece el estreñimiento, lo notarán más quienes tengan predisposición o no beban lo suficiente.
Para los demás, las deposiciones se hacen menos frecuentes, no tanto como para hablar de estreñimiento.
Sólo se trata de una reducción importante de residuos, debida al contenido
muy bajo en fibras de los alimentos proteicos, ya que los alimentos que proporcionan más fibras, como frutas y verduras, aún no están autorizados. Si te preocupa esa reducción de deposiciones, compra salvado de trigo fino y añade una cucharada sopera en la torta de salvado de avena o en los lácteos.
Si no basta, tome una cucharada de aceite de parafina después de la comida principal. Y, sobre todo, bebe todo lo que hemos dicho, pues como es sabido, el agua hace orinar, y también hidrata y ablanda los excrementos y facilita el tránsito intestinal.

El hambre desaparece después del tercer día.
Esta desaparición está ligada a la liberación incrementada, por no consumir
azúcar, de cuerpos cetónicos.

Es aconsejable tomar algún complejo vitamínico durante todo el proceso del régimen.

¿Qué resultado puede esperarse de este régimen de ataque?

Para un ataque de cinco días de proteínas pura la pérdida de peso suele variar entre 2 y 3 kg.

Cuando el período de ataque dura sólo tres días la pérdida de peso se sitúa aquí entre 1 y 2,5 kg.

Para un ataque de un solo día la pérdida suele alcanzar 1 kg, porque el efecto sorpresa es máximo en este primer día.

PLAN DE ATAQUE RESUMIDO

1. Las carnes magras: ternera, buey (salvo el entrecot y la chuleta de buey),
asados o a la plancha y sin materias grasas.
2. Los menudillos: hígado, ríñones y lengua de ternera y buey (punta).
3. Todos los pescados, sean grasos, magros, blancos, azules, crudos o cocidos.
4. Todos los mariscos (conchas y crustáceos).
5. Todas las aves de corral, salvo el pato, y sin piel.
6. Jamones magros y lonchas magras de pavo, pollo y cerdo.
7. Los huevos.
8. Los lácteos magros.
9. Litro y medio de agua no salada.
10. La torta de salvado de avena o 1,5 cucharada sopera de salvado de avena con leche o en un lácteo.
11. Andar 20 minutos al día de forma obligatoria.
12. Los aditivos: café, té, infusiones, vinagres, hierbas aromáticas, especias, pepinillos, limón (no en bebida), sal y mostaza (con moderación).

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por aportar tantos datos. Yo estoy pensando en hacer la dieta y estoy mirando como va el tema, porque hay opiniones de todas clases.
Es muy de agradecer que haya personas que se molesten en poner tanta y tan buena y clara información.
De nuevo muchas gracias.

Anónimo dijo...

GRACIAS POR MOLESTARTE EN PONER UNA INFORMACION TAN COMPLETA PUES E MIRADO VARIAS PAGINAS Y NADIE LO EXPLICA COMO TU.
ENORABUENA Y MUCHAS GRACIAS POR EL DETALLE QUE HAS TENIDO PARA LA GENTE QUE BUSCA Y DESEA ENCONTRAR SUS DIETAS CON SERIEDAD,
MUCHAS GRACIAS.

Anónimo dijo...

esta muy buena esta dieta..... en cuatros dias baje 3kg.. esta estupendaaaaa.... muuuchas gracias....!!!

Anónimo dijo...

ESTABA TODO MAS O MENOS HASTA QUE YA TE FUISTE DE TEMA CON EL ASPARTAMO SABIENDO QUE ES UN DISRUPTOR ENDOCRINO Y ALTAMANETE CANCERIGENO . DIETA MATA ORGANISMO Y FLORA INTESTINAL NO VA TU DIETA :/

Anónimo dijo...

De frutas no se puede comer nada ????

Anónimo dijo...

No, en esta fase la fruta está prohibida! Yo hace 3 años que realicé esta dieta y la verdad que combinandola con un poco de ejercicio y fuerza de voluntad, se consigue!! Ánimo!!

Anónimo dijo...

avena de salvado como lo utilizo.. lo tomo con agua?? tiene ke ser despues del desayuno?

Anónimo dijo...

Y cuando puedo consumir verduras.?

Dario dijo...

Es bueno saber que un exceso de proteínas en el cuerpo es dañino para la salud, como esas dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas. Saludos.

alejandra rodriguez Renovales dijo...

El salvado lo puedes añadir a un yogur por la mañana. La segunda fase es reintegrar los vegetales un día pura proteína y el día siguiente proteína y vegetales. Si es una dieta dura y puede llegar a ser peligrosa si dura más de 10 días. Pero para efectos de pérdida de peso es muy exitosa.

Anónimo dijo...

PBuen día alguien me ayuda.una pregunta el sábado de avena tiene que ser puro o mesclado con panela y melaza , porque yo encontré solo ese...puedo consumirlo...me ayudan porfavor..html HD7 vf vf

mafer migoya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.